Luis Bustillo Tabata

El CICPC alerta sobre las cibersdelicuencias

Niños y niñas de las clases media y baja son las principales víctimas

Fuente: subcomisario Luis Bustillos Tábata
Caracas. Las investigaciones realizadas por la División Contra Delitos Informáticos del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc), revelan la tendencia de que la pornografía infantil tiene entre sus principales víctimas en el país, a niños y adolescentes de las comunidades clase media y baja, mientras que los victimarios son, en general, hombres, profesionales universitarios que en algunos casos sufrieron violencia sexual durante su adolescencia.

El jefe de la división, subcomisario Luis Bustillos Tábata, agregó que también han logrado identificar que la mayoría de estos ciberdelincuentes poseen alguna relación con Europa, donde la pornografía a través de Internet es uno de los grandes problemas. Por ejemplo, en España, en lo que va de año han detenido a más de 200 individuos vinculados a mafias que explotan sexualmente a niños y adolescentes a través de la red. Sólo el 3 de junio, las fuerzas policiales ibéricas detuvieron a 55 sujetos.

“La supervisión constante de los padres y representantes es determinante para evitar que nuestros muchachos sean víctimas de los pederastas y pedófilos* ”, expresó Bustillos Tábata, quien lidera un grupo conformado por 28 detectives, entre ellos ingenieros en telecomunicaciones, en informática y expertos forenses, divididos en cuatro brigadas: Contra el Fraude con Tarjetas Inteligentes, Contra Delitos de Comunicaciones, Contra Delitos de Tecnología e Información y Contra la Pornografía Infantil, integrada por cinco funcionarios que poseen competencia en todo el país.

La brigada se encarga de combatir a quienes comenten delitos como el exhibicionismo de niños desnudos o de imágenes de éstos en actos sexuales explícitos. “Los pedófilos obtienen las fotografías de dos maneras: el intercambio de fotos con otros sujetos con la misma tendencia o tomando las gráficas ellos mismos”, destacó el subcomisario. También persiguen a los pederastas que publican en la red las muestras de los abusos sexuales que cometen en contra de menores de edad.

Para evitar el intercambio de ese tipo de fotografías y otros delitos cibernéticos, existe la comunidad de ciberpolicías, de la cual forman parte los profesionales venezolanos. “Realizamos un seguimiento constante a los sitios de intercambio de archivos. Cuando detectamos a alguna persona descargando imágenes fuera del país, les notificamos a las autoridades del lugar. Si el hallazgo lo hacemos en Venezuela, primero identificamos la ubicación geográfica y luego solicitamos a la Fiscalía la orden de allanamiento para apresar al individuo”.

Contó el jefe de la división que siguiendo esos pasos, han obtenido buenos resultados, como el año pasado, cuando detuvieron a un hombre en cuya computadora estaban guardadas ocho mil imágenes de niños abusados sexualmente. También en 2007, en octubre capturaron a un hombre y a una mujer en Vargas, quienes filmaban a niñas mientras eran violadas por el mismo pederasta. Esto lo lograron luego de recibir un aviso desde España.
Recordó Bustillos Tábata que el caso más sonado se registró igualmente el año pasado. En Internet y en videos vendidos por los buhoneros estaban las imágenes de unas niñas y un hombre. Durante cuatro años investigaron de forma permanente, partiendo de casi ningún elemento –sólo tenían las caras de las infantes-, hasta llegar a atrapar a un ingeniero electrónico y a dos mujeres que en diferentes hoteles de Caracas, abusaban y grababan a las pequeñas de barrios pobres de Caracas. La resolución de este caso le valió al subcomisario el reconocimiento del Cangrejo de Oro, máximo galardón que otorga el Cicpc a sus funcionarios.

“Hemos tenido casos exitosos que nos permiten realizar también una labor informativa en comunidades y escuelas, porque junto al relato de los hechos que aparece en los medios de comunicación, damos recomendaciones a los niños y padres” destacó el jefe de la división. Expresó el subcomisario que la brigada dacta talleres en las comunidades, en las escuelas y a los organismos policiales. Además, trabajan en la creación de una brigada municipal contra la pornografía infantil en Coro, iniciativa que desean replicar en otras zonas turísticas. “Nosotros hemos tenido una excelente receptividad de la comunidad. Las personas ahora saben a dónde dirigirse, por eso ha crecido el número de denuncias y de allanamientos y puesto a los detenidos a la orden de la fiscalía. Pero más que nuestro trabajo es fundamental la supervisión de los padres”, puntualizó Bustillos Tábata.  

Recomendaciones:

  • La computadora con conexión a internet debe estar a la vista de todos.
  • Los padres deben explicar las vulnerabilidades que se pueden encontrar en Internet.
  • Es importante el uso de filtros para bloquear las páginas pornográficas.
  • Advertir a los chamos que no deben chatear con personas desconocidas y menos dar información confidencial.
  • Revisar las computadoras para ver con quiénes chatean los niños y adolescentes.
  • Evitar que utilicen la cámara web sin la presencia de los adultos.    

*Pedofilia: Tendencia a la excitación a través del uso de fotografías –u otros objetos- de niños y adolescentes desnudos o en pornografía explícita. Pederastia: Abuso sexual de los niños y adolescentes.