"Momento de Locura" alega Mary Bale.
Un circuito cerrado de televisión capto las imágenes de Mary Bale botando a una mascota dentro de un tacho de basura fuera de una casa en Coventry. La mascota estuvo 15 horas en el tacho.

Una mujer que fue captada por la cámara de seguridad cuando boto un gato en el cubo de basura de sus dueños y ha sido multada con £ 250 después de declararse culpable de causar un sufrimiento innecesario al animal.

Mary Bale, un trabajadora del banco de Coventry, se convirtió en una figura odiada internacionalmente en agosto, después de que tomas de circuito cerrado de televisión mostrando primero acariciando al animal de cuatro años de edad, antes de cogerlo por la piel de su cuello y dejar caer a la basura.

Bale, de 45 años, fue acusada el mes pasado con dos delitos previstos en la Ley de Bienestar Animal de 2006, por causar sufrimiento innecesario y por no proporcionar al gato con un entorno adecuado.

Apareciendo en el juzgado de Coventry, admitió el primer cargo. El segundo cargo fue retirado.

A Bale, se le ordenó pagar una multa de £ 250 más un recargo de £ 15 víctimas y los costos de £ 1,171. Se le prohibió mantener o ser propietaria de algun animal durante los próximos cinco años.

El juez de distrito Caroline Goulborn dijo que el potencial de haber causado daños al gato fue sustancial, pero en realidad no había sido herido.

"El interés de los medios en este caso ha dado lugar a que sea vilipendiada por algunos sectores y lo tendre en cuenta", dijo Goulborn.

La corte escuchó que el padre de Bale esta gravemente enfermo por los momentos. Goulborn agregó: "Acepto que se encontraban en una situación estresante en el momento, pero eso no es excusa para lo que hizo."

El gato estaba atrapado en el tacho durante 15 horas antes de sus dueños oyeron sus maullidos. Se envió un video del incidente en Facebook y YouTube, en un intento de rastrear al culpable, y Bale fue entrevistada por la RSPCA a finales de agosto.

Hoy en día la RSPCA dijo que la sentencia debe disuadir a otros de abusar de los animales.

"Este fue un acto deliberado y podría haber tenido consecuencias mucho peores porque el demandado no tenía manera de saber si había algo como vidrios rotos en la caja, ni el tiempo que el gato estuviera encerrado antes ser encontrado, o si el tacho de basura hubiera sido vaciado", dijo Nicola Foster, un inspector de la RSPCA.

"Nos complace que el tribunal acordó que el total desprecio fue mostrado hacia el bienestar del animal, y que el gato sufrió como resultado de estar atrapado en el interior del tacho por tantas horas. Sin embargo, esperamos que esta sentencia sirva como un disuasivo para cualquier persona que considere que es aceptable maltratar a los animales de alguna manera. "

La pena máxima prevista en la Ley de Bienestar Animal es una multa de £ 20.000 y/o seis meses de prisión.

Fuente: theguardian.co.uk